Armacell: más de 10.000 m² de planchas aislantes en la fábrica de lyocell más grande del mundo

La fábrica de fibra lyocell del grupo Lenzing se construyó en apenas 24 meses. La empresa invirtió alrededor de 150 millones de euros en este proyecto, que la convirtió en la mayor fábrica del mundo de esta fibra. La construcción de esta macro cadena transcurrió de acuerdo con los planes previstos, tanto en términos económicos como de tiempo y, para poder cumplir con la planificación, se trabajó día y noche, con excepción de un único día que las condiciones climatológicas no lo permitieron.

 220119 Armacell

La fabricación de fibras lyocell es revolucionaria. El proceso de producción está basado en un proceso de reciclaje de disolventes, y es el mayor logro de la tecnología de fibra de celulosa. El rendimiento ambiental de lyocell es muy bueno puesto que para su producción se utiliza hasta 100 veces menos agua que para la producción del algodón convencional

Pero este proceso implica tejer en húmedo lo que provoca temperaturas muy altas y un alto grado de humedad en las áreas de producción. Por tanto, era esencial que las instalaciones de climatización estuviesen aisladas de forma eficiente. De hecho, una parte de la cadena patentada de TENCEL® radica en un innovador concepto de climatización. Por este motivo, las tuberías y conductos de ventilación son de acero inoxidable y aluminio y son elementos de gran importancia en este proyecto.

Armacell 3Para llevarlo a cabo se optó por Arma-Chek Silver, el material de aislamiento elastomérico pre-recubierto fabricado por Armacell, para aislar toda la red de tuberías y conductos del sistema de climatización.

Arma-Chek Silver es un material de aislamiento ArmaFlex con un recubrimiento flexible formado por una dura capa de polímero, un laminado de doble capa de aluminio y una lámina de poliéster resistente a la radiación UV. Debido a su atractiva superficie de color plateado, es un sistema de aislamiento fiable que también puede utilizarse en aplicaciones con altos requisitos estéticos. Su superficie lisa hace que Arma-Chek Silver sea fácil de limpiar. Además, el sistema es altamente resistente a diferentes ácidos, soluciones alcalinas y salinas, hidrocarburos, alcoholes, etc. Esto no solo proporciona una protección resistente contra las condiciones atmosféricas agresivas, sino que también significa que puede limpiarse con desinfectantes. La resistencia a la radiación UV del recubrimiento multicapa es sometido continuamente a pruebas atmosféricas según DIN EN ISO 4892 (Weather-Ometer). Asimismo, ofrece al aislamiento una protección efectiva contra impactos mecánicos, pero a la vez es lo suficientemente flexible como para recuperar su forma original tras un impacto, y no suelen quedar abolladuras en la superficie.

 

A diferencia de los materiales de aislamiento y revestimiento convencionales, Arma-Chek Silver puede instalarse en un solo paso, lo cual implica un considerable ahorro de tiempo y una gran ventaja en este proyecto que disponía de un plazo muy corto. Los productos Arma-Chek pueden instalarse de forma fácil y directa in situ sin necesidad de herramientas especiales. El material es fácil de cortar y es altamente resistente a rasgaduras e impactos.

Todo salió según lo previsto

Para coordinar la utilización de materiales y la mano de obra, el director del proyecto diseñó un plan de trabajo. Los productos Arma-Chek Silver fueron fabricados y entregados en un plazo de diez días laborales. En total, los empleados de la empresa Knierzinger instalaron 10.455 m² de planchas continuas Arma-Chek Silver con espesores de 19, 25 y 32 mm, y aseguraron las costuras con aproximadamente 81.000 m de cinta autoadhesiva Arma-Chek Silver. Antes de iniciar el mayor proyecto Arma-Chek Silver en Europa hasta la fecha, un especialista en aplicaciones de Armacell ofreció formación a los operarios para garantizar una correcta instalación.

“En el entorno cálido y húmedo del área de producción, la única opción era un material de aislamiento de célula cerrada. En caso de haber utilizado otro tipo de material de aislamiento en este tipo de entorno, habría existido un gran riesgo de penetración de humedad. Escogimos Arma-Chek Silver porque el producto no solo ofrece una protección fiable contra la condensación, sino que este resistente material de aislamiento recubierto es también muy fácil de limpiar. Con Arma-Chek Silver no existe la posibilidad de que partes del aislamiento penetren en la línea de producción, como por ejemplo en caso de impactos mecánicos durante el mantenimiento. Además, el producto es resistente a la radiación UV, lo cual es crucial para el aislamiento de los conductos de aire.” -  explica el director de proyecto de Lenzing AG.